Marc Piñol, uno más de la familia